En momentos en que los países buscan el desarrollo y el acceso más rápido posible a la vacuna contra el COVID-19, Colombia asumió la presidencia del 58 Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que sesiona esta semana de manera virtual.

Al asumir la presidencia de la sesión, el ministro de Salud, Fernando Ruíz, planteó los retos que enfrentan los países de la región, especialmente los de menor capacidad económica para adquirir y distribuir la vacuna, una vez esté disponible.

Al respecto, el funcionario planteó, “un acceso equitativo a la vacuna en un entorno donde los países tienen evidente desventaja en la información y capacidad de negociación frente a los desarrolladores y en donde debemos encontrar y reforzar solidariamente los mecanismos para modular los incentivos económicos frente a las necesidades de nuestros pueblos”.

Ruíz destacó la importancia de la sesión del Consejo de la OPS, teniendo en cuenta que las decisiones que se tomen serán fundamentales, frente a la pandemia:

“La labor que tenemos por delante en estos dos días tendrá adicionalmente un impacto que trasciende varias dimensiones a través de las tareas que adelantamos en materia de salud, tenemos la oportunidad de impactar en el bienestar económico y social de la Región”, indicó.

Publicidad

El jefe de la cartera de Salud exhortó a los países miembros de la OPS a “seguir trabajando por el acceso universal a los servicios de salud de calidad, garantizando no solo la respuesta al COVID-19, sino también la respuesta a retos como la salud mental, las enfermedades no transmisibles, la salud materno infantil, el envejecimiento saludable y el talento humano en salud”.