Un sentido homenaje rindieron amigos y vecinos de la familia de la niña de un año que murió por una bala perdida en el oriente de Cali.

Con velas y oraciones, decenas de caleños le rindieron el homenaje a Celeste, la bebé de un año que murió como consecuencia del enfrentamiento entre hinchas de los equipos de la ciudad.

“Que lo que pasó con mi niña no sea una estadística más, queremos que se empiece a trabajar por el tejido”, indicó Olga Maecha, abuela de la niña.

Publicidad

La solidaridad se extiende por toda la ciudad, los habitantes piden justicia y a su vez conciencia para que el deporte no sea sinónimo de violencia.

“El fútbol tiene que ser un deporte de paz, hacerle fuerza al equipo, mire lo que pasó con la niña”, aseguró Darío Valencia, habitante de Cali.

Las honras fúnebres de la menor iniciarán en las próximas horas.