La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia apeló el fallo que profirió la Sala Civil de esa misma corporación judicial y en el cual anuló la condena de 25 años de prisión proferida en contra del exsenador por el Partido de la U, Martín Morales Diz, por los delitos de concierto para delinquir, tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, tentativa de homicidio y porte de armas, y munición de uso privativo de las Fuerzas Armadas.

La Sala de Casación Penal argumentó que pese a la entrada en vigencia del Acto Legislativo 01 de 2018, en el cual se creó la segunda instancia para aforados, cuando se estaban analizando tales procesos, las nuevas salas aún no estaban conformadas por lo que “la jurisdicción contra aforados constitucionales” no tenía porque entrar “en un limbo inconcebible”.

Cuestionó que se hubiera acusado a la Sala Penal de vulnerar los derechos a la igualdad y al debido proceso, por haber resuelto la situación jurídica de Morales Diz y no al exsenador Luis Alfredo Ramos investigado por parapolítica.

Explicó la Corte que si bien es cierto que los dos exsenadores estaban para la fecha en que entró a regir el Acto Legislativo número 01 de 2018 siendo procesados por la Corte, y que ambos estaban pendientes de que se les definiera su situación jurídica, ello no significa que no existiera una diferencia. Esto es que “el exsenador Alfredo Ramos Botero no estaba detenido, como sí el accionante. Esta situación imponía decidir la situación del exsenador Morales Diz a riesgo de que no hacerlo perturbara los fines de la justicia”.

Será la Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia quien ahora deba resolver si revoca el fallo que anuló la condena del excongresista o la revive.