Sandra Morelli se unió al grupo de exfuncionarios que antes de ser imputados por la Fiscalía salen del país. Su caso, no obstante, es el único en el que la justicia ha aceptado juzgarla vía satélite.