El exjefe paramilitar Salvatore Mancuso escribió una carta al presidente Gustavo Petro en la que le pidió ser reconocido como gestor de paz.

El excomandante de las extintas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) inició su misiva hablando sobre la reforma agraria que pretende llevar a cabo el jefe de Estado: allí menciona que, tiempos atrás, hubo detalles inconclusos e irregularidades en la entrega de tierras y predios en el departamento de Córdoba durante gobiernos anteriores, y que estuvieron en poder de las AUC.

“Todo indica, a la luz de lo que se va revelando por los medios de comunicación, que gran parte de lo que se entregó terminó en manos de terceros de manera fraudulenta o en su defecto en el abandono. Tuvimos, paradójicamente, que recurrir ante los Magistrados de control de garantías de Justicia y Paz y a la Corte Suprema de Justicia, para obligar al gobierno de Uribe, y en aquella época, a la Agencia Presidencial para la Acción Social, a que recibieran las tierras y bienes“, expone Mancuso en alusión a lo que el considera “varios factores que quedaron pendientes o fueron incumplidos” en la negociación y desmovilización del la organización paramilitar.

También puedes leer: “Aporté verdades que nunca vieron la luz”: Salvatore Mancuso cuestiona a la Comisión de la Verdad

Mancuso insiste en que el grupo armado que comandó fue el que “denunció el abandono de tierras y de proyectos productivos, el robo y saqueos de los bienes entregados en pleno rendimiento y que terminaron convertidos en un descarado detrimento patrimonial en contra de los intereses de las víctimas y su derecho a la reparación”.

En ese sentido, Mancuso le pidió al mandatario Petro incluirlo en las futuras negociaciones de paz que decida emprender el actual gobierno con otras guerrillas y grupos al margen de la ley como el ELN.

“Dígame Sr. Presidente cual es el paso a seguir, estoy listo a entablar una conversación con Usted, con el Alto Comisionado para la Paz o con quien usted considere, para materializar esta voluntad compartida de entregarle a las nuevas generaciones una Colombia pacificada y más humana”, expresa Mancuso.