Según el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, las flores representan el 9,6 % de las exportaciones de productos no minero energéticos, lo que ratifica a este sector como uno de los más importantes para impulsar la economía del país.

Durante la temporada de San Valentín, es decir las dos primeras semanas de febrero, más de 114 vuelos salen del Aeropuerto Internacional El Dorado de Bogotá cargados con 12.000 toneladas de flores a EE. UU.

La jefa de logística de la Asociación Colombiana de Exportadores de Flores (Asocolflores), Carolina Pantoja, explicó a que el producto colombiano llega a «más de 100 países. Todo esto es posible gracias a una gran operación logística que nos permite exportar flores, pero también a los sentimientos que afloran para esta fecha tan especial».

De acuerdo con la asociación, el sector floricultor genera 130.000 empleos formales y beneficia a más de 600.000 personas con oportunidades laborales.

Desde que las flores son recogidas en las granjas, principalmente ubicadas en la Sabana de Bogotá, hasta que llegan a los distribuidores en Estados Unidos transcurren entre 15 y 19 horas, manifestó Pantoja.

Frente a esto, el director general de Avianca Cargo, Kurt Schosinsky, informó que cuando las flores llegan al aeropuerto en «el proceso logístico intervienen más de 1.300 personas que se encargan de todo la labor de revisión, selección y carga de las flores en los aviones».

Los temas climáticos, biológicos y logísticos en algunos momentos suponen una barrera para las exportaciones de las flores colombianas. Por ejemplo, las noches y madrugadas más frías de lo habitual afectan los tallos y los pétalos.

Publicidad

«Los floricultores tienen un sistema de información y contingencia que les permite actuar de forma adecuada ante este problema de las temperaturas bajas, han sido procesos que se han aprendido de experiencias en años anteriores», dio a conocer la jefa de logística de Asocolflores.

Mientras tanto, Pantoja mencionó entre los temas biológicos a los pequeños insectos que se pegan a las flores, les quitan el polen y las deforman, lo que ha obligado al Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) a hacer exahustivas revisiones para evitar que estos animales, que pueden convertirse en plagas, lleguen a otros países.

Al pasar el control de riesgo biológico las flores son entregadas a las aerolíneas encargadas de su transporte, que realizan un trabajo mancomunado con la Policía para evitar que se les cuele en los cargamentos alguna sustancia ilícita.

«En el pasado se presentaban problemas en la cadena logística porque existían personas que querían aprovechar el volumen de carga que se presenta para esta fecha e intentaban camuflar droga en las cajas o en las flores mismas. Hoy en día gracias al proceso de revisión por escáner y también al equipo de caninos antinarcóticos hemos logrado que no se presenten incidentes de este tipo», explicó el director de la Policía Antinarcóticos, coronel Ricardo Sánchez.

Para el presidente de Ascolflores, Augusto Solano, es fundamental «innovar y tener nuevas variedades que sean atractivas, a nivel logístico y de mercado. Se debe buscar que los procesos requieran menos documentación física y se realicen de manera virtual, también debemos tener mecanismos que atraigan a los jóvenes promocionando el impacto emocional que brindan las flores».

Respecto a esto, el ministro de Agricultura, Andrés Valencia, señaló que, »para ello el Gobierno cuenta con «Plan 2030″ con el que se busca mejorar el mercado de las flores en el país. La idea es incentivar la investigación de estudios de mercados y desarrollar actividades de promoción y mercadeo».