Imágenes de hombres agrediéndose a golpes, con cuchillos, palos y sillas, además de mujeres haciendo lo mismo con botellas, se volvieron habituales en las calles y establecimientos públicos de Bucaramanga.

Tanto protagonistas como víctimas de esos hechos se justifican.

“Yo no pude reaccionar porque si empujo la señora se cae y se parte un brazo, y el culpable voy a ser yo, y eso no es problema mío, eso es problema es de pareja, que cambien si no pueden vivir, que se separen”, aseguró Germán Manosalve, un implicado en una riña.

Lo que más preocupa a las autoridades es el aumento de mujeres violentas.

El general Manuel Antonio Vázquez Prada comandante de la policía Metropolitana de Bucaramanga, indicó que “por naturaleza estos hechos de violencia son protagonizados por hombres, sin embargo se ha presentado un escalonamiento en mujeres. En lo que va corrido del año, en el área metropolitana hemos judicializado 38 mujeres. Aquí la invitación es, no a juzgar sino a recomponer la situación de familia”.

Según la Fundación Mujer y Futuro, Santander ocupa el top de los departamentos con agresión a mujeres. En lo que va corrido de año, se han registrado 17 feminicidios por hechos de violencia intrafamiliar.

Yinny Paola Valencia Atuesta, de la Fundación Mujer y Futuro, indicó que “según el reporte de Medicina Legal, desde junio de 2019 y hasta la fecha, 1.182 mujeres han sido víctimas de violencia intrafamiliar esto es un 80 por ciento del total de las violencias intrafamiliares en la ciudad, el resto es de hombres”.