Tras el estremecedor relato de falsos positivos por parte de militares en el Catatumbo, este miércoles, un general retirado dará su testimonio en uno de los episodios más oscuros del conflicto en nuestro país.

Desde Ocaña, Norte de Santander, avanza el segundo día de la audiencia de una decena de militares quienes están reconociendo y entregando amplios detalles sobre su participación en falsos positivos.

Lea más: Un colombiano salvó a su hija cruzando la frontera México-EE. UU, pero lo arrastró el Río Bravo

El sargento segundo Sandro Maurico Pérez, relató cómo fue que él mismo planeó el traslado de jóvenes desde Bogotá y desde Soacha hasta esta región de Norte de Santander para ser asesinados y presentados como guerrilleros muertos en combate.

“Planeé cómo llegaran cada uno de estos jóvenes a la ciudad de Ocaña y planeé cómo se debían entregar a los militares que iban a accionar sus armas. Planeé cómo se deberían comprar los pasajes para que ellos llegaran acá; planeé y entregué armas para que jóvenes inocentes con sueños, que eran amados por sus madres, por sus hermanos, por sus esposas y por sus hijos, fueran entregados, asesinados y reportados como un combate real, como un muerto en combate“, confesó Pérez.

Quizás le interese: “Estalla la rebelión liberal”: Petro tras decisión del Partido Liberal de apoyar a ‘Fico’ Gutiérrez

El sargento Pérez detalló cómo después de ser asesinadas estas personas, realizó varias acciones para encubrir el crimen y para que pareciera en realidad un resultado legítimo del Ejército.

“Fueron combates ilegítimos, fueron asesinatos a sangre fría. En ese planeamiento que yo hice y que soy responsable, realicé documentación falsa para darle credibilidad a este hecho“, precisó el sargento segundo Sandro Mauricio Pérez.

Lea también: Gobierno anunció aumento de monto de Ingreso Solidario para mayo y junio

Se espera que en el transcurso del día, se escuchen dos testimonios fundamentales de este caso: el de un civil que reclutó a las personas en el centro del país y las trajo hasta Ocaña y el del general Paulino Coronado, el militar de más alto rango que está respondiendo en este caso ante la Jurisdicción Especial para la Paz – JEP.