El gobernador del Resguardo El Doce en el Carmen de Atrato (Chocó), hizo una dramática narración con la que describe la situación de 11 comunidades indígenas desplazadas en esta región del país, 1.650 familias con cerca de 3.200 personas han tenido que abandonar sus tierras.

‘’Estamos haciendo el desplazamiento (…) por la cuestión del paramilitar. Nos atacaron a la 1:00 de la tarde con armas de fuego, por lo cual en este momento estamos saliendo por otra vía hacia el desplazamiento del municipio de Carmen de Atrato. Que asuman la responsabilidad el Estado y el Ejército, ellos son los responsables de esta situación”.

La Unidad de Víctimas atiende esta crisis humanitaria que afecta a todo el litoral del Pacífico.

‘’Estamos  buscando el retorno de las comunidades pero por supuesto bajo el estricto apego a su seguridad y brindando opciones de proyectos productivos con la ayuda del Gobierno, entre tanto hemos repartido alimentación y elementos de sanidad personal’’, aseguró el director de la Unidad de Víctimas, Ramón Rodríguez.

Publicidad

Mientras el Ejército busca retomar la seguridad en la zona, las comunidades indígenas siguen llegando a los cascos urbanos de los municipios de Bagadó y Nuquí.