En máxima alerta por colapso se encuentra el pabellón de quemados del Hospital Universitario de Santander. Ya no hay camas ni disponibilidad en la UCI para atender el elevado número de pacientes que a diario llegan a esta región del oriente colombiano.

A irresponsabilidad y descuido están atribuyendo las autoridades el colapso en esta área del HUS. Las principales víctimas son los niños que se han quemado con agua hirviendo, pólvora y electricidad.

También hay quemados con creolina, gasolina y químicos.

Vea la noticia completa en el video.