La fumigación sobre los cultivos de coca se realizaría con una mezcla que contiene 33 % de glifosato, 65 % de agua y 1 % de un aceite de origen mineral.

Para asperjar, las aeronaves deben volar a 30 metros de altura. La velocidad del viento no puede superar los 10 kilómetros por hora.

Según este plan, el glifosato solo se expandiría 10 metros al lado de la aeronave.

La Policía también respondió a la comunidad sobre cómo se definieron los lotes para fumigar.

Publicidad

El 19 de diciembre continúan las audiencias en las que se podría definir sobre la licencia ambiental para estas fumigaciones.