La excongresista Aída Merlano, que fue condenada a 15 años de prisión por delitos relacionados con la compra de votos, se fugó este martes cuando asistía a una cita médica. Lo más insólito que se conoció este miércoles, es que Merlano estaba en una cita de un tratamiento de diseño de sonrisa.

La puede interesar: En video: la fuga de Aida Merlano de un centro médico en Bogotá

“Llegó a la remisión de la cárcel de mujeres una cita médica odontológica especializada, se atendió debidamente como está establecido en el protocolo y con el derecho a la salud que tenía la privada del a libertad”, confirmó el general William Ruiz, director del Inpec.

Al ser cuestionado por esta clase de permisos para internos, que no son vitales para la salud, el general William Ruiz, director del Inpec explicó que “no son privilegios como tal”.

“Ante demandas en la Corte que ellos (los internos) han exigido, se han atendido estos beneficios y estas actividades que ellos han pedido”, dijo el general Ruiz en diálogo con Noticias Caracol.

“Los internos renuncian al fondo de salud al que tienen derecho cuando ingresan al sistema penitenciario y abogan por su salud individual. En este caso la familia logra las citas médicas, las envía y se hace el procedimiento de acuerdo a lo que la Corte ha establecido”, agregó el uniformado.

Vea también: Hombre que sería clave en la fuga de Aida Merlano ya está a disposición de la Sijín 

Publicidad

Por otra parte, el centro médico dela Sabana, desde donde se fugó Merlano, señaló que hacia las 11:35 de la mañana de este martes “ingresó al edificio por el área del parqueadero público acompañada del personal de seguridad del Inpec, quienes son los responsables de su custodia”.

“A las 3:00 de la tarde la administradora del centro médico fue notificada que Merlano se había escapado por una de las ventanas del consultorio donde era atendida”, agregó el comunicado. 

Vea también: Así quedó el consultorio desde donde se fugó Aida Merlano

El representante de la guardiana que tenía a su cargo a la excongresista cuando esta se fugó, insistió en que hay complicidad por parte del centro médico.

“El odontólogo permite que se escondan dos familiares de Aída Merlano, supuestamente son los hijos, una señora de 25 años y un joven de 19, y la guardiana se dio cuenta cuando ellos emprendieron la huida después de que le colaboraron a Merlano”, sostuvo Óscar Robayo, dragoneante del Inpec en diálogo con Blu Radio.

Robayo denunció irregularidades en el nivel de seguridad que se le concedió a la política, pues el comité de seguridad penitenciaria, liderado por el director general del Inpec, ordenó que le bajaran el nivel de riesgo a Aída Merlano.

Cuando un preso tiene “nivel 1 es ordenado directamente por los grupos especiales el traslado de estos internos, estamos hablando de que eran diez unidades de guardia, incluido un suboficial y el apoyo del cuadrante de la Policía. Ayer, por ser de nivel 2 solo estaba acompañada por una guardiana y el otro funcionario del Inpec estaba cuidando el vehículo”, agregó el dragoneante.

Las autoridades avanzan en la investigación y desde ayer se adelanta un plan candando que incluye el Aeropuerto Internacional El Dorado y las terminales de autobuses, para evitar que salga de la ciudad.

Lea también: Suben a $50 millones la recompensa para encontrar a Aida Merlano

En septiembre del año pasado el Consejo de Estado decretó la pérdida de investidura de Merlano por superar los gastos máximos establecidos por la ley para la financiación de campañas electorales.
El Consejo de Estado detalló que el Consejo Nacional Electoral estableció en poco más 884 millones de pesos el máximo permitido para campañas. Sin embargo, Merlano gastó más de 1.730 millones de pesos en su candidatura, según las pruebas recogidas por la Fiscalía General.

La investigación de esa entidad también señaló que la exrepresentante a la Cámara pagó más de 6.000 millones de pesos en votos en la costa Caribe para las elecciones legislativas de marzo, hecho por el que fue enviada a la cárcel, al igual que el empresario Julio Gerlein, hermano del exsenador Roberto Gerlein.