Con ritmo lento y vestido de negro se entregó hoy a la Policía, el rapero Yersey Tami, ocho días después de asesinar a sangre fría al compañero de su expareja en un centro comercial de Bucaramanga.

El general Manuel Antonio Vázquez Prada, comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, confirmó que a Tami “se le notificaron los derechos y se colocó a disposición de la Fiscalía para que enfrente los cargos correspondientes”.

Tristemente, el rapero alcanzó su máximo reconociendo como artista cuando a  través de sus redes sociales hizo viral la canción Cosas del corazón, donde narra el crimen que cometió.

Los delitos que le imputarán, “son homicidio, homicidio en grado de tentativa por la lesión al empleado de la víctima, así como porte y fabricación de armas de fuego”, agregó el general Vázquez.

Esta tarde, ante un juez de control de garantías, el rapero será presentado para definir su situación legal. Por su entrega, la defensa espera que la Fiscalía le conceda una rebaja de pena anticipada.