Luego de siete años de polémica entre el diseño, su respeto por la historia y su adjudicación en medio del carrusel de Samuel Moreno, el Parque Bicentenario pudo estar listo antes de los 200 años de la batalla de Boyacá.

Los vecinos que durante cinco años han soportado la obra y su abandono esperan que su estrés sea cosa del pasado con el parque ya funcionando.