El Gobierno nacional reabrió este martes la vía que une a Bogotá con los Llanos Orientales para vehículos de carga y como parte de la segunda fase, hoy se habilitó el paso para el transporte público, después de que la carretera estuviera cerrada por más de cuatro meses debido a múltiples derrumbes.

Pese a que ayer se presentó un cierre temporal del corredor vial debido a la lluvia, más de 1.500 vehículos con peso igual o superior a las 3.4 toneladas transitaron por la vía Bogotá – Villavicencio.

Hoy continúa el paso con vehículos de transporte público de pasajeros de categoría C, que son los que tienen una capacidad mayor a 19 pasajeros.

El Ministerio de Transporte confirmó que la remoción de material sobre el kilómetro 58 fue de más de 225.000 metros cúbicos de material

Le puede interesar: Las cifras tras el primer día de reapertura de la vía Bogotá – Villavicencio

De momento, se prohíbe el paso de vehículos particulares, motocicletas, carros de transporte público menor a 19 pasajeros, peatones y ciclistas.

Las autoridades avanzan en otras medidas provisionales como la instalación de mallas de metal en la parte superior de una meseta para «controlar el desprendimiento de rocas» y la construcción de una barrera de unos 260 metros de longitud.

Publicidad

Pese a la reapertura, el ministerio advirtió que con el objetivo de «garantizar la seguridad de los usuarios del corredor» si se detectan condiciones climáticas adversas o filtración de agua en el talud se restringirá nuevamente el paso de los vehículos.