Un menor de solo dos años de edad, que permaneció por cinco días en un apartamento con el cadáver de su madre asesinada, continúa hospitalizado y se recupera de una afección en su piel y un problema estomacal.

La espeluznante historia se presentó el pasado 25 de agosto, cuando los vecinos del edificio donde residía la mujer de nacionalidad venezolana con su hijo, alertaron a las autoridades por un fuerte olor que salía del apartamento.

Cuando las autoridades llegaron al lugar y entraron a la fuerza, encontraron a la mujer con grado de descomposición y al menor acostado al lado de ella.

El niño tuvo un problema estomacal porque durante estos cinco días tomó agua de la poceta y comió restos de comida que se descompuso con el pasar del tiempo.

Los padres de la modelo venezolana asesinada ya se encuentran en Cúcuta para hacerse cargo del menor, mientras que las autoridades adelantan las investigaciones correspondientes para dar con el paradero de los responsables de tan aberrante caso. Por lo pronto, se busca a un venezolano, que supuestamente estaría relacionado con el crimen.