La atención estará centrada en los paros programados y los esfuerzos de la Policía para impedir que ellos bloqueen las carreteras.

En menos de 24 horas y en medio de tensión política y social en todo el país comenzará el paro, con la advertencia a los manifestantes por parte del Gobierno que amenazó con judicializar a quienes bloqueen vías y causen desórdenes durante las manifestaciones.

Mineros, arroceros, cacaoteros, panaderos, camioneros y algunos trabajadores de la salud se sumaron a los caficultores que insisten con el paro porque la administración Santos no les cumplió los acuerdos pactados en marzo pasado, tras un mes de cese de actividades. Sin embargo, este sector está dividido, al menos en el departamento del Huila.

El movimiento Dignidad Cafetera ratificó que irá a paro, advirtiendo que algunos cultivadores acordaron con el presidente Juan Manuel Santos no sumarse

Una de las principales preocupaciones del Gobierno es que haya desabastecimiento y que se generen pérdidas millonarias por falta de actividad comercial, pero ha insistido que bajo las vías de hecho no se va a negociar con los sectores que protestan.

Entre otros manifestantes, el gremio cafetero reclama el pago del Programa del Ingreso Cafetero. Sector minero, formalización de las actividades mineras y la legalización de licencias ambientales. Por su parte, los camioneros piden que se rebaje la tarifa del acpm y el sector salud, formalización laboral y ajustes salariales.