Sin procesiones, sin multitudes batiendo las palmas para recibir el Domingo de Ramos y con los senderos del cerro de Monserrate cerrados, se dio inicio a la Semana Santa de manera virtual.

En misas virtuales presididas por sacerdotes, arzobispos y el Papa Francisco, la tradición cristiana continuó llegando a todos los colombianos.

Asimismo, en varias iglesias del país, con las medidas de bioseguridad estipuladas desde el Gobierno Nacional, feligreses participaron del Domingo de Ramos asistiendo a los centros de culto, parroquias e iglesias.

Desde el Vaticano, el Papa Francisco envió un mensaje pidiendo “dejarse sorprender por Jesús (…) para volver a vivir” y por todas las víctimas de la violencia.

Añadiendo, “por segunda vez vivimos en el contexto de la pandemia. El año pasado estábamos más conmocionados, este año estamos más afectados. Y la crisis económica se ha agravado”, dijo el pontífice.

Para Semana Santa se concertó con las iglesias, parroquias, templos y centros de cultos, evitar aglomeraciones y promover el uso de tecnologías para la transmisión de la celebración de la semana mayor.