Los senadores Fernando Nicolás Araújo, Carlos Felipe Mejía y José Obdulio Gaviria, radicaron una acción popular en contra de la Alcaldía de Bogotá, varias organizaciones indígenas y el movimiento MAIS, por la minga que se aproxima a la capital, violando los protocolos de bioseguridad y poniendo en riesgo a la ciudadanía.

Los legisladores le solicitan a la alcaldesa Claudia López que asuma y ejerza sus funciones, adoptando las medidas policivas y actividades necesarias para evitar la propagación del COVID-19.

Esto, ante el riesgo que representa para la comunidad la llegada de la minga indígena a la ciudad en los próximos días, en medio de una pandemia, y sin que se estén acatando los protocolos de bioseguridad.

En consecuencia, se pide como medida cautelar que los organizadores de la minga indígena ofrezcan disculpas a la comunidad por infringir los protocolos y exhorten a los participantes a cumplir en el futuro con aforos máximos de cincuenta personas.

Además, contar con un distanciamiento social de dos metros; y adoptar urgentemente los protocolos de bioseguridad conforme a los estándares del Gobierno Nacional y de la OMS previo su arribo a la ciudad.

Las autoridades deben contar con un censo sobre los asistentes, realizar pruebas PCR para COVID-19 y determinar los lugares fijos de alojamiento para garantizar cercos epidemiológicos.

Publicidad

Por último, piden que se proteja el patrimonio cultural de la ciudad, para que no se repitan en Bogotá sucesos como el derribo de la estatua de Sebastián de Belálcazar en la ciudad de Popayán.

Entre las organizaciones contra las que va dirigida la acción popular se encuentran:

La Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC).

El Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC).

El Consejo Regional Indígena de Caldas (CRIDEC).

La Asociación de Autoridades Tradicionales del Consejo Regional Indígena del Huila –(CRIHU).