Hay tristeza en Cali por el asesinato de un líder juvenil que promovía la sana convivencia en un barrio de la Zona Ladera. Un sicario le disparó cuando se cortaba el pelo en frente de su vivienda.

El era Julián Sneider Muñóz, su sueño era arrebatarle los jóvenes a la delincuencia a través del arte, se destacaba en la música, pero sus sueños se los arrebató un sicario cuando le disparó en repetidas ocasiones.

Publicidad

«Hoy estamos rechazando el asesinato de nuestro compañero, era promotor de paz», indicó Andrés Felipe González, director colectivo Prisioneros de Esperanza.

El talentoso joven formaba parte del colectivo ‘Prisioneros de Esperanza’, además de programas sociales de la Alcaldía de Cali sobre prevención de delincuencia juvenil.

Su amor por la cultura y la pasión para incentivar la paz así como la sana convivencia lo destacaba entre la comunidad que hoy exige justicia.