Desconocidos tirotearon en las últimas horas a un tesorero comunitario del departamento de Boyacá,  en el que al menos 18 líderes sociales o políticos y un dirigente comunal fueron asesinados en enero.

El gobernador de Boyacá, Ramiro Barragán, informó que Libardo Arciniegas fue asesinado en el municipio de El Cocuy, ante lo cual convocó a un “Consejo de Seguridad para garantizar que Boyacá siga siendo territorio de paz”.

“Pedimos a las autoridades de Policía dar con los responsables”, indicó el funcionario a través de redes sociales.

El representante a la Cámara por el Movimiento Alternativo Indígena y Social (Mais), César Pachón aseguró que Arciniegas era un líder comunitario y “tesorero de la Junta de Acción Comunal” de la vereda Pachacual.

“¿En qué país nos estamos convirtiendo?”, se preguntó el congresista en una publicación en su cuenta de Twitter.

De acuerdo con la Misión de Observación Electoral (MOE) 18 líderes sociales o políticos y un dirigente comunal fueron asesinados en enero y subrayó que las regiones más afectadas siguen siendo los departamentos de Chocó y Cauca, en la costa del Pacífico.

En el primer mes del año, el observatorio del organismo contabilizó 55 hechos de violencia política en todo el país, 35 de ellos contra líderes sociales.

En su informe “Violencia política contra todos los líderes políticos, sociales y comunales”, la MOE alertó de una tendencia al alza en los asesinatos, al comparar las cifras de enero de los últimos cinco años.

Por otra parte la Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos denunció a comienzos de este mes en Ginebra que al menos 107 defensores de derechos humanos fueron asesinados en Colombia durante 2019.

Frente a esto, la misión de la MOE subrayó su preocupación al calcular que durante 2019 “en promedio cada tres días un líder fue asesinado en Colombia” y cada día un líder fue víctima de violencia política.