Como si el COVID- 19 no existiera y sin ninguna medida de protección fueron sorprendidas miles de personas este fin de semana en fiestas clandestinas.

Las autoridades encontraron aglomeraciones en balnearios, fincas, discotecas y hasta en bodegas.

Además de estas fiestas denominadas pro covid, la Policía tuvo que intervenir riñas ante el consumo de licor.

Sumado a la desobediencia en plena pandemia, los uniformados tuvieron que decomisar armas de fogueo que serían usadas para cometer actos ilícitos.

El llamado es de la Policía para que la ciudadanía no relaje las medidas de autocuidado a pocos días de que inicie la Semana Santa.