CM& llegó hasta la vereda La Violeta, municipio de Rosas, en donde se empezaron a construir soluciones de vivienda para 92 familias afectadas por la ‘ola invernal’ del 2011. Las paredes evidencian total abandono de lo que debían ser apartamentos de dos habitaciones destinadas a aquellos que debían ser reubicados para evitar la tragedia del pasado domingo.

A 20 minutos del centro de Rosas, a un lado de la vía Panamericana y después de recorrer buena parte de una carretera destapada se encuentra la vereda La Violeta, en donde se dispuso un lugar para la construcción de 92 soluciones de vivienda para familias afectadas por la ola invernal del 2011.

Publicidad

El contrato firmado por el Fondo de Adaptación no surtió efecto para avances de las edificaciones en el 2015 y después de varias prórrogas el contrato fue terminado, con él se puso punto final a la ilusión de 92 hogares que esperaban trasladarse de zonas de alto riesgo y así evitar hechos como los registrados el pasado domingo.

Son dos bloques con tres pisos de apartamentos, cada uno con dos habitaciones, a los cuales se les nota que los está deteriorando el paso del tiempo y el abandono.

“Donde salieron afectadas más de 92 familias y eran 92 familias las que hoy se ven afectadas por la no construcción de un mejoramiento o de unas casas que se iban a construir aquí en el municipio”, indicó Jesús Eduardo Díaz, alcalde de Rosas.

Son más de 5000 millones de pesos que fueron enterrados en una construcción que perece entre el abandono, la desidia, la falta de control y vigilancia, por la cual debieron morir 33 personas para que el país se entere que los damnificados de Rosas no tienen quién les responda cuando preguntan por su reubicación.

Camilo Fajardo