Para el sindicato de la Procuraduría General no queda duda que Alejandro Ordóñez quiere ser candidato presidencial en 2018 y para ello ha politizado la entidad con cuotas de congresistas que diariamente desfilan en su despacho.

“Está utilizando su cargo en funciones meramente electorales posicionando la posibilidad de una campaña política a la presidencia”, indicó William Millán, presidente del sindicato de la Procuraduría.

El sindicato advierte que en el último año los viajes del Procurador para entregar mercados y ganar protagonismo en las regiones, se han duplicado mientras los resultados de la entidad son pobres.

No puede ser que aquí no tengamos ni para papel ni para reparar una lámpara un bombillo un baño (…), se debilitó la función de derechos humanos las investigaciones por falsos positivos”, enfatizó Millán.

Publicidad

El procurador dice que sus críticas al proceso de paz son malinterpretadas como campaña política.

“Distorsión que muchas veces en algunos sectores se hace de las críticas y de las advertencias”, dijo el procurador Alejandro Ordóñez.

Para otros son clara estrategia para atesorar futuros votos.

“Él tiene que hablar es de paz no tiene que hablar de guerra ni generar conflictos ni polarizar el país”, agregó el sindicalista.

Aseguran que su eventual salida sería aprovechada políticamente.

“Para poder salir a decir que es una víctima de la justicia y con fundamento en ello adelantar una campaña política”, enfatizó Millán.

El sindicato también advierte el incremento de denuncias que quedan en la impunidad por maltrato laboral por parte de funcionarios cercanos a Ordóñez como Eduardo Campo Soto, la Viceprocuradora Martha Castañeda y el jefe de seguridad que ordenaba comprar papayas a su escolta en los carros de la Procuraduría.