La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) manifestó su preocupación por el retiro de los representantes del Estado de Colombia de la audiencia en la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) por el caso de la periodista Jineth Bedoya Lima y expresó su solidaridad con ella.

La periodista, que fue víctima de un secuestro y agresión sexual en el año 2000, “simboliza la violencia que padecen muchas mujeres periodistas en la región“, expresó Jorge Canahuati, presidente de la SIP.

 

Publicidad

 

El Estado colombiano recusó a cinco de los seis jueces de la Corte IDH, porque estimó que, con sus preguntas y comentarios a Bedoya Lima tras presentar su testimonio, estaban “prejuzgando”.

Nos preocupa esta dilación. Esperamos que el caso continúe ante la CorteIDH y que en la justicia local se juzgue a los autores intelectuales y a quienes permitieron su impunidad“, subrayó Carlos Jornet, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP.

 

 

El 25 de mayo de 2000 Bedoya Lima, entonces periodista del diario El Espectador, fue secuestrada en la puerta de la Cárcel La Modelo, en Bogotá, mientras esperaba la autorización para ingresar a realizar una entrevista.

Durante el secuestro, fue víctima de actos de tortura y violencia sexual.

En 2011, la periodista acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y luego de un largo proceso el caso fue presentado ante la CorteIDH.

 

 

La audiencia pública, que iba a desarrollarse entre el 15 y el 17 de marzo, fue suspendida y la CorteIDH anunció a través de un comunicado que informará “oportunamente” la fecha de la reanudación.

Bedoya Lima, actual subeditora de El Tiempo, recibió el Gran Premio Libertad de Prensa 2019 de la SIP.