Haciendo consciencia de sólo echar al plato lo que se puede comer, dos plantas industriales lograron ahorrar dos toneladas de comida para donarla a obras sociales.