De acuerdo con el Concejo de Bogotá, en aproximadamente 12 años el sistema masivo de transporte en la capital será más amigable con el medio ambiente, esto con el fin de no afectar la salud de los bogotanos, en especial quienes viven cerca a las troncales de TransMilenio y evitar la contaminación.