Setenta hombres del Ejército acompañan a sus perros desde el vientre de sus madres, para hacer con ellos toda una vida en busca de minas antipersonales para extraerlas y salvar vidas.