Saliendo de un restaurante en el norte de Barranquilla, un vehículo fue sorprendido por la fuerte corriente.

Por la turbulencia fue arrastrado más de 100 metros.

Yo perdí toda la noción temporal. Tenía algo claro. Que no podía salir del carro“, dijo Álvaro Pardo Palencia, el ciudadano rescatado.

El abogado y profesor universitario Álvaro Pardo Palencia, quien conducía, prefirió esperar dentro del automóvil porque tenía la certeza de si trataba de salir, la corriente se lo llevaría a él.

 

Te puede interesar: Ataque con arco y flechas deja varios muertos y heridos en Noruega

 

Cuando yo pienso que ya no tengo ninguna salvación porque nada más me quedaban como 50 centímetros del techo. Ahí se me estaba acabando el oxígeno cuando empecé a sentir unos golpes en el techo y yo comencé a sentir los golpes en el techo. Yo gritaba sálvenme, sálvenme, sálvenme“, contó Pardo Palencia.

En el instante en que ya iba a caer el vehículo al canal subterráneo, aparecieron los soldados que fueron sus ángeles. Volvió a él la esperanza de vivir.

Uno de estos soldados de esta unidad empezó a romper el vidrio delantero. Con sus pies partió el vidrio. Bajaron una cuerda y me sacaron. O sea que yo le debo la vida a estos servidores públicos que pusieron en peligro su vida misma para salvarme“, agregó notablemente afectado don Álvaro.

 

Mira también: Ataque con arco y flechas deja varios muertos y heridos en Noruega

 

 

Por su parte el soldado del Ejército Nacional Jaime Arellana, dijo que: “en ese momento lo único que pensé es salvar al señor, me amarré, amarré la soga y partí el parabrisas”.

Es una nueva oportunidad en la vida para este hombre de 73 años de edad.

Estoy echando el cuento por un milagro porque los milagros existen“, puntualizó Pardo Palencia.

El abogado, agradeció a los soldados que arriesgando sus vidas lo salvaron de caer al temible canal del arroyo de la 84 de Barranquilla.