La senadora conservadora, quien había asumido la curul de la condenada y prófuga de la justicia, Aida Merlano, desde este viernes deja de ser congresista luego de que la mesa directiva de la corporación, encabezada por el presidente del Congreso Arturo Char, firmara la resolución mediante la cual se acata la orden de la Corte Suprema de Justicia de aplicar la figura de la silla vacía.

Con esta decisión administrativa, el Partido Conservador pierde una de sus 14 curules y el Senado queda, entonces, solo con 107 integrantes.

La figura de la silla vacía es una herramienta que busca castigar a los partidos políticos que avalan candidatos y que al obtener así curules por personas que cometen delitos castigados penalmente, no tienen derecho a poner un reemplazo, como en principio sucedió con Soledad Tamayo, quien asumió durante meses la curul de Aida Merlano, en abierta violación de la ley.