La Procuraduría General de la Nación solicitó al Gobierno nacional y a las autoridades de San Andrés, Providencia y Santa Catalina estructurar un plan de acción urgente que impida el escalamiento de los casos de COVID-19.

Además, que garantice el suministro de medicamentos, insumos y dispositivos médicos que ya escasean y la presencia permanente de personal salud ante la emergencia por los desastres causados por el paso del huracán Iota.

El Ministerio Público precisó que tuvo conocimiento de que en Providencia fueron diagnosticados 35 nuevos casos positivos para COVID-19.

Así mismo, se está a la espera de los resultados de las pruebas practicadas entre el 20 y 22 de noviembre a algunos de los damnificados del huracán, quienes permanecen en tiendas de campaña instaladas provisionalmente para atender la emergencia.

“Esta situación obliga a que el Gobierno nacional, en coordinación con las autoridades locales y EAPB, garantice la activación de la estrategia PRASS, active en forma inmediata los protocolos de tamizaje masivo y cerco epidemiológico”.

Publicidad

Precisó el ente de control que se tiene reporte de la escasez de medicamentos, insumos, dispositivos médicos como alcohol antiséptico, esparadrapo, micropore, algodón, cabestrillos, férulas, equipos, tirillas, entre otros.

Ante los daños que presenta la infraestructura médica de Providencia es vital el traslado permanente de personal de salud que garantice la atención a la población.