Una tarde de diversión en piscina para muchos en un polideportivo, acabó cuando las autoridades de Cali llegaron a verificar el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad.

«Ahí encontramos cerca de 450 personas aglomeradas, sin bioseguridad, ni alcohol, no había nada para salvaguardar la vida y lo peor es que solo habían dos funcionarios para controlar esa multitud de personas», explicó Jimmy Dranguet, subsecretario de Inspección y Vigilancia.

Publicidad

En el lugar habían decenas de menores de edad y durante la evacuación varias personas se molestaron con el procedimiento.

«No había personal de la corporación para manejar ese problema, muchos pedían la devolución de la entrada porque no es gratuita, cobran $4.800».

Durante el fin de semana también se intervinieron otras 49 reuniones que incumplían medidas de bioseguridad, toque de queda o ley seca.