A 30 ascendió el número de víctimas por el deslizamiento de tierra causado el pasado domingo en horas de la madrugada, por las fuertes lluvias que se presentaron en el municipio de Rosas, departamento del Cauca.

La tragedia ocurrió cuando un aguacero causó el derrumbe de una ladera en la vereda de Portachuelo, que sepultó ocho casas mientras sus habitantes dormían, y además cortó por completo el paso por la vía Panamericana, la principal carretera del suroeste del país.

Publicidad

La Unidad de Gestión del Riesgo indicó que las «operaciones se mantienen hasta encontrar a los que aún se encuentran desaparecidos», una cifra que no está clara y en cuyas labores toman parte organismos de socorro y el Ejército.

Las autoridades han identificado 17 de los 30 cadáveres retirados de la montaña de tierra, de los cuales 10 son de mujeres y siete de hombres, entre ellos cuatro menores.

La UNGRD agregó en un comunicado que, según las proyecciones meteorológicas, «las lluvias que hacen parte de la temporada habitual del año se mantendrán por lo menos hasta la primera semana de junio, por lo que es importante seguir las recomendaciones de las autoridades para salvaguardar la vida e integridad de las comunidades».

«Las alertas continúan y se mantienen en rojo por temas de deslizamientos para los departamentos de Cundinamarca, Antioquia, Tolima, Boyacá, Huila, Santander, Cauca, Nariño, Meta y Caquetá», dijo el organismo.