La Superintendencia de Industria y Comercio impuso multas a las empresas Claro por $197.505.675 y a ETB por $124.648.026 luego de que se realizara el análisis y evaluación de las quejas presentadas en contra de estas empresas.

Las investigaciones arrojaron que estas no habrían cumplido las órdenes impartidas por la Superintendencia al resolver la segunda instancia las reclamaciones iniciadas por los usuarios y que fueron resueltas a favor de estos últimos.

En el primer caso, se estableció que Claro incumplió las órdenes impartidas por la Superintendencia de Industria y Comercio, mediante las resoluciones las cuales resolvieron los recursos de apelación interpuestos por los usuarios en el trámite de reclamaciones asociadas con:

– Fallas en la prestación de los servicios de voz y de datos.
– La falta al deber de comparar los pagos registrados por los usuarios con los que se encuentran en mora.
– La omisión de la expedición de paz y salvos.

Frente al operador ETB, se determinó que incumplió las órdenes impartidas por esta Superintendencia a través de las resoluciones las cuales se resolvieron en favor de los usuarios los recursos de apelación en favor de los usuarios ordenando:

Publicidad

– Continuar con la ejecución del contrato en los términos inicialmente pactados.

– Cancelar el servicio empaquetado.

Las multas impuestas en ambos casos tuvieron como fundamento la vulneración del derecho reconocido a los usuarios mediante las resoluciones objeto de incumplimiento, así como el desconocimiento de la autoridad de la cual está investida por la SIC.

Frente a lo anterior, Claro Colombia señaló que «es una compañía respetuosa de las autoridades y las leyes colombianas, y acata sus compromisos. La comunicación emitida por la autoridad se refiere a reclamaciones de tres usuarios de 2017, donde la compañía cumplió a cabalidad lo estipulado por la Superintendencia.

«Razón por la cual la empresa presentará los recursos de reposición y apelación para demostrar el cumplimiento de lo exigido por la autoridad».