La Superintendencia Nacional de Salud (SuperSalud) ordenó este martes la liquidación de la EPS Coomeva, tras evidenciar la imposibilidad de corregir la crítica situación financiera en que se encuentra y como protección a la vida y la salud de sus 1.2 millones de afiliados en 24 departamentos del país.

La EPS estaba bajo las medidas de toma de posesión y de intervención forzosa para administrar desde hace varios meses, pero, a pesar de los esfuerzos del agente especial designado por la SuperSalud, ya había un deterioro continuado de sus principales indicadores operacionales, asistenciales y financieros.

Lo más visto:  Elefante blanco: La historia de un estadio que lleva siete años en remodelación y al que se le han invertido más de setenta y cinco mil millones de pesos

La EPS estuvo en medida de vigilancia especial por cuatro años y medio, tiempo durante el cual la SuperSalud le impartió instrucciones y órdenes que no atendió, particularmente para que diera respuesta a la acumulación de quejas, reclamos y peticiones de sus afiliados, y a la necesidad de cumplir con estrictos planes de capitalización.

“Como lo venimos haciendo a lo largo de nuestra gestión, no vamos a permitir que las EPS jueguen con la salud de los usuarios y que pongan en riesgo la atención que requieren la población infantil y los pacientes con cáncer o insuficiencia renal”, expresó el superintendente nacional de Salud, Fabio Aristizábal Ángel.

Como consecuencia de la orden de liquidación se designa a Felipe Negret Mosquera como agente especial liquidador, quien deberá entregar a la Superintendencia la base de datos de los afiliados de la EPS Coomeva y el Ministerio de Salud procederá a surtir el procedimiento de traslado de esta población a EPS receptoras que no cuenten con ninguna medida administrativa y que posibilitarán la garantía de acceso, calidad y oportunidad en la prestación de los servicios.