Por presuntos incumplimientos con la red de servicios y fallas en la atención a la población afiliada, la Superintendencia de Salud abrió dos investigaciones contra la EPS, Medimás.

Por las presuntas omisiones en la formalización de los contratos de su red de prestadores que a inicios de octubre del presente año, era de tan solo el 11%, que equivalían a 158 contratos en todo el país, se dio apertura a la primera línea de investigación.

Asimismo, la Supersalud investiga fallas en la prestación del servicio. Son 792 casos que tienen que ver con demoras injustificadas en las autorizaciones, demoras en la entrega de medicamentos y también en la asignación de citas médicas, pese a tener medidas cautelares ordenadas por la justicia.

La decisión se da luego de que el Tribunal de Cundinamarca exigiera al Ministerio de Salud y a la Supersalud “mayor vigilancia a los recursos del Estado, que están a cargo de Medimás y que aparentemente no tienen la mejor destinación” ante las constantes quejas y acciones judiciales contra la EPS por mal servicio.

REDACCIÓN INTENET – CM&