Tras encontrar graves irregularidades y fallas administrativas y operativas, la Superintendencia Nacional de Salud tomó posesión del Hospital Universitario Julio Méndez Barreneche.

Se trata de uno de los hospitales más importantes de la Costa Caribe, si se tiene en cuenta que ofrece servicios catalogados como alta complejidad y atiende las necesidades de salud de los habitantes de los Departamentos de Magdalena y Cesár.

En una diligencia adelantada en las últimas horas en Santa Marta, la Superintendencia de Salud removió al gerente y designó como agente especial interventor a Luis Óscar Galves, quien realizó esta función en la ESE Departamental de Villavicencio.

Según un reporte oficial de la entidad, entre los hallazgos que llevaron a la intervención del Hospital Universitario de Santa Marta está el incumplimiento de las condiciones para el funcionamiento de los equipos biomédicos, eléctricos o mecánicos, como se requiere para una efectiva atención de los usuarios.

Además, presenta fallas en el proceso de esterilización, lo cual atenta contra la seguridad del paciente.

Dice la Supersalud que el Hospital no garantiza la adecuada segregación de residuos hospitalarios y similares, así como su almacenamiento, clasificación y disposición final.

Tampoco garantiza el funcionamiento en el servicio de transfusión sanguínea, la calibración y mantenimiento de acuerdo con las indicaciones del fabricante en equipo como nevera de almacenamiento; congelador; desfibrador, incubadoras y bombas de infusión en la UCI neonatal y equipos de rayos X fijo.

Publicidad

Además, no realiza un control de vencimientos ni organiza los medicamentos, lo que puede generar confusión; no los clasifica por vencidos, rechazados, deteriorados o retirados del mercado.