La Sociedad de Autores y Compositores siente que los interventores que el gobierno nombró para su organización terminaron afectando el patrimonio de sus afiliados.