Por el escándalo de la fuga de la excogresista Aida Merlano este martes en un centro clínico del norte de Bogotá, mientras asistía a una cita odontológica, ya empezaron a rodar cabezas, entre las que se destacan la de la directora de la cárcel El Buen Pastor, Diana Muñoz, y la del director general del Inpec, mayor general William Ruiz Garzón.  

A estas dos dimisiones se suma la orden que dio la Procuraduría General de la Nación de abrir investigación y suspender por tres meses a siete funcionarios más del Inpec.     

Le puede interesar: Revelan videos de Aida Merlano en el consultorio antes de su fuga

La medida cobija a Katherine Lozano Forero, subdirectora del centro penitenciario El Buen Pastor; David Alexander Álvarez Cárdenas, comandante de custodia y vigilancia; Julián Segundo Pérez, inspector jefe, y los dragoneantes Yudit Natalia Espinoza Gil, Juan Carlos Becerra Cruz, Diana Montoya Ramos y Luis Alejandro Ballesteros Rincón.

“La Procuraduría busca establecer las razones que habrían llevado a cambiar el nivel de seguridad de Merlano Rebolledo de 1 a 2, lo que implicó que su desplazamiento al centro médico de La Sabana, donde estaba previsto que cumpliera la tercera cita de un proceso de rehabilitación oral, no estuviera acompañado de Fuerza Pública y un grupo operativo, como venía ocurriendo hasta el mes de mayo”, explicó el órgano de control.

Asimismo, confirmó que también se investigan las razones que habrían llevado al inspector jefe de El Buen Pastor a cambiar, sin que existiera una orden escrita, al conductor y la dragoneante que acompañaban a la excongresista desde su salida del penal.

Finalmente, se conoció que en las próximas horas la Procuraduría realizará una inspección en la dirección del Inpec y solicitará las primeras declaraciones en este proceso, entre ellas las del médico ortodoncista que realizaba el tratamiento y las personas que lo asistieron. Los investigados podrán solicitar ser escuchados en versión libre.