La Procuraduría General suspendió provisionalmente por tres meses al concejal de Calamar (Bolívar), Manuel Antonio Berdugo Ospino, por los riesgos que habría generado en la comunidad.

Por la presunta violación de los protocolos de bioseguridad frente al COVID-19, y la utilización de un arma de fuego para realizar disparos al aire durante las festividades de la Virgen del Carmen.

El ente de control provincial de Carmen de Bolívar, investiga si el concejal organizó una fiesta en su lugar de residencia el pasado 16 de julio, desconociendo la prohibición de circulación y realización de eventos o reuniones que impliquen aglomeración de personas.

La Procuraduría señaló que la suspensión provisional es necesaria para evitar que el concejal pueda reiterar su presunta conducta, ante la posibilidad de que el aislamiento preventivo obligatorio se extienda.

Además, podría interferir en la práctica de pruebas ordenadas, que son necesarias para el esclarecimiento de los hechos.

Con la apertura de la investigación, el organismo de control busca determinar si los hechos son constitutivos de falta disciplinaria.

Publicidad

Al mismo tiempo, establecer los motivos determinantes, las circunstancias de tiempo, modo y lugar en los que se cometieron, el perjuicio causado a la administración pública y la posible responsabilidad disciplinaria del investigado.