Durante la conmemoración de los 20 años de la masacre en el corregimiento de Machuca, municipio de Segovia, el presidente de la República, se refirió a las negociaciones estancadas con el ELN y reiteró las dos condiciones para reanudar la mesa de conversaciones, “para que no se repitan mas ‘Machucas’ en Colombia”.

El jefe de Estado indicó que “este Gobierno quiere encontrar un camino para la desmovilización, el desarme y la reinserción de la organización que causó esta tragedia, pero tiene que ser sobre los principios de verdad, justicia, reparación y no repetición. Además tienen que basarse en dos principios centrales; que liberen a todos los secuestrados y tienen que ponerle fin a los actos de violencia”.

Duque agregó, que “esa decisión la tienen que tomar ellos por convicción o por la presión del estado de derecho defendiendo la Constitución y la ley”.

Para el presidente, “no hay ninguna ideología, no hay ninguna causa que justifique un asesinato, un secuestro, una extorsión, la voladura de la infraestructura, el ecocidio, y es por eso que tenemos,  hoy más que nunca como país, rechazar cualquier expresión de violencia”.

Respecto a la masacre que ocurrió el pasado 18 de octubre de 1998, cuando miembros de la guerrilla dinamitaron el Oleoducto Central de Colombia, cerca de Machuca, lo que generó un incendio que se propagó y consumió varias viviendas del poblado, causando la muerte de 84 personas, el mandatario confirmó que entregará 3000 millones de  pesos para la reparación individual de las víctimas y 3000 millones de pesos para la reparación colectiva.

“Nuestra presencia se tiene que materializar en acciones puntuales del Gobierno, y a la comunidad de Machuca le quiero contar que vamos a entregar 3000 millones de pesos de reparación individual y 3000 millones de pesos para reparación colectiva. Vamos a atender a las victimas con un mecanismo que hemos denominado atención integral y vamos a hacer presencia en algo que me pedían los niños, un parque”, manifestó el presidente.