Con la suspensión de la alternancia en colegios públicos y privados, por 15 días, y restricciones a la movilidad, los santandereanos dan inicio a la Semana Mayor luchando contra el COVID-19.

En el departamento tenemos una ocupación por debajo del 70 %. Se implementa a partir del 27 de marzo hasta el 5 de abril el toque de queda desde las 11 de la noche hasta las 5 de la mañana y también quiero salvar al área metropolitana se incrementa el pico y cédula”, dijo el gobernador de Santander, Mauricio Aguilar.

 

 

En materia de seguridad un fuerte operativo de Policía y Ejército custodiará los cuatro corredores viales que unen a Santander con la Costa Norte, el Magdalena medio y el interior del país.

Ante las restricciones para procesiones y actividades litúrgicas, la Iglesia ofrece alternativas como hacer el viacrucis en casa y meditar sobre el evangelio. 

 

 

En total se espera que se movilicen, por este departamento, más de 200 mil vehículos por los cuatro corredores viales.