El proceso de pruebas con voluntarios de la vacuna contra el COVID-19 de la multinacional Johnson & Johnson en Colombia, quedó interrumpido, luego de que la farmacéutica reportara que uno de los participantes en las pruebas se enfermó.

Algunos de los voluntarios que se aplicaron la vacuna, expresaron preocupación por el anuncio. Carlos Carreño, el primer colombiano en aplicarse la vacuna de ensayo afirmó que “es preocupante, pero de eso se trata”.

Comentó que “en esta fase 3 se tienen que analizar, los problemas y enfermedades que se puedan desarrollar en la población humana, en diferentes tipos poblacionales, en diferentes edades y sexos”, dijo el voluntario.

En Colombia estas pruebas alcanzaron a reclutar voluntarios también en Barranquilla.

Una de las participantes en esa ciudad afirmó que “la noticia fue algo inesperado. Un poco de susto por lo que pueda pasar. Pero a la vez tranquila por el laboratorio. Porque la ciencia también ha avanzado. Y que todavía son estudios los que se están haciendo y eso hace parte de todos estos avances”.

La multinacional Johnson & Johnson afirmó en un comunicado que “Janssen cuenta con mecanismos seguros para proteger la seguridad de los participantes en sus ensayos clínicos”.

Entre tanto, los voluntarios del ensayo en Colombia continúan siendo monitoreados por los especialistas y deben reportar diariamente a través de una aplicación síntomas que puedan presentar, tras la aplicación de la vacuna experimental.

De momento, las pruebas que estaban previstas en Medellín y Bogotá no se realizarán hasta que se conozca un reporte sobre la situación del voluntario enfermo.