Mediante un comunicado, el gobierno de Gustavo Petro rechazó el impactante asesinato con explosivos a 7 uniformados de la Policía en inmediaciones del municipio de Aipe, Huila este viernes.

“La paz total va en contravía de la connivencia y el silencio ante la criminalidad. Esta acción de terror es un saboteo a los propósitos de superar estas violencias que sirven para los intereses de unos pocos, que viven y han vivido de la guerra”, resalta el texto.

El Estado también solicitó a la Fiscalía acelerar las investigaciones para esclarecer las causas y los actores de este hecho, en el que los uniformados habrían salido de una actividad de bienestar social en el Comando MENEV sobre las 10:30 de la mañana hacia el corregimiento de San Luís.

También puedes leer: Petro propone cambio en la minería: buscar minerales para la transición energética y producción de fertilizantes

La Defensoría del Pueblo también emitió su comunicación repudiando la emboscada.

“Este tipo de acciones no contribuye a la consolidación de la paz que tanto anhelamos los colombianos sino que, por el contrario, entorpece el ejercicio de diálogo que viene proponiendo el Gobierno Nacional y en el cual la Defensoría del Pueblo mantendrá dispuesta su capacidad institucional para alcanzar este propósito superior”, afirma el defensor del Pueblo, Carlos Camargo.

Con respecto a los grupos ilegales que delinquen en la zona del atentado, el órgano constitucional advierte el riesgo por la incidencia de la columna móvil Dagoberto Ramos, de las disidencias de las Farc.

Por otro lado, en Neiva se llevará a cabo un consejo de seguridad extraordinario para tomar medidas urgentes con respecto a la masacre.