Luego de que la Universidad de Cartagena revelara un estudio que indica que bacterias estarían provocando la fractura interna de las murallas, expertos explicaron cómo estos microorganismos actúan y atacan al monumento nacional.

Utilizan la matriz orgánica que tiene la piedra de la muralla para crecer y eso contribuye a ir agrietando y ensanchando las fisuras que ya existen, y se suma a otros factores como el mismo deterioro por el ambiente

indicó Gabriel Luna, biólogo marino.

Sumado a lo anterior, añadió que existen otros agentes que van contribuyendo a la resistencia de las bacterias, lo que complica su erradicación. 

«No solamente son bacterias normalmente, hay otros microorganismos, hay hongos que también por ejemplo crecen encima de los excrementos de las aves y esos forman una película, un biofilm que tiene una cobertura de polisacáridos que las hace muy resistentes al ataque de algún químico o que uno intente limpiarlas; son bastante resistentes», agregó Luna.  

Ante lo anterior, aseguró que es necesario de manera urgente establecer en qué zonas del cordón amurallado hay afectación y de esta manera establecer cuál sería la solución más efectiva.

“Hay que estudiar en profundidad qué tantos tramos de la muralla están afectados y encontrar la mejor forma de erradicar o detener el avance de las bacterias, de pronto aplicando alguna película que se ha hecho en algunas partes del mundo, pero es bastante complicado, pero hay que arrancar haciendo un diagnóstico en profundidad de cuál es la afectación por bacterias», añadió.

Cabe resaltar que la investigación realizada por la alma mater indica que las vibraciones del sistema de transporte integrado de la ciudad también contribuyen al deterioro del ícono patrimonial.

Publicidad