El periodista detenido en Playa Blanca ubicada en la isla de Barú, Colombia, denunció haber sido golpeado por miembros de la Policía Nacional y además, desmintió información dada por la institución sobre el polémico procedimiento.

La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) denunció este sábado la detención del camarógrafo Luis Ángel cuando realizaba un trabajo para O Globo Mundo de Brasil, en Barú, isla en la que el martes pasado fue asesinado el fiscal antimafia paraguayo Marcelo Pecci.

Mire también: Tiroteo en un supermercado en Buffalo, New York, deja varios fallecidos

La ONG aseguró en su cuenta de Twitter que Ángel fue detenido “de manera irregular, por agentes de la Policía en la subestación de Playa Blanca en Barú, Cartagena”, cuando hacía unas tomas de televisión para O Globo Mundo.

La FLIP solicitó a la dirección general de la Policía que “se abstengade interponer algún tipo de comparendo” en contra del comunicador, que posteriormente fue dejado en libertad.

Por su lado, la Policía de Cartagena dijo en un comunicado que Ángel estaba grabando las instalaciones de la subestación de Policía y, que al ser requerido, no se identificó por lo que fue “conducido” a las instalaciones policiales.

“Una vez en el lugar éste se identifica con su cédula de ciudadanía y tarjeta que lo acredita como periodista independiente”, añadió el comunicado.

Lea más: ¡Insólito! Científicos investigan una posible mutación de un cerdo que nació con ocho patas

Posteriormente, finaliza el documento, el camarógrafo “se retiró de las instalaciones sin ninguna novedad”, aunque se le impuso un comparendo por “incumplir, desacatar, desconocer e impedir la función o la orden de Policía”.

Periodistas desmienten el comunicado

Ángel, el camarógrafo resaltó que la información dada por la Policía de Cartagena es falsa, especialmente cuando le solicitaron los documentos.

“Tras entregarle los documentos, el policía impidió que yo grabara con la cámara el procedimiento. Yo, ejerciendo mi derecho a hacerlo, insistí en grabar”, se lee en un comunicado dado por Ángel y María Luna Méndoza.

Vea más: Gutiérrez acusa a Fajardo de campaña ‘Anti Fico’; el candidato de Centro Esperanza le responde

“Luego me dijo que me conduciría a la estación de Policía, a lo que yo me negué. Ante mi negativa, el subintendente me tomó por la fuerza de ambos brazos, diciendo que me iba a requisar. Después, dos policías más me tomaron del cuerpo y me condujeron, forzadamente, a la estación”, agregó Ángel.

Sin embargo, la denuncia más grave que hizo Ángel fue que al interior de la estación fue agredido por las autoridades.

Lea más: Desde este lunes, colegios que cumplan con criterios podrán retirar tapabocas

“Una vez dentro de la estación, recibí un golpe en las costillas y un empujón por parte de un policía que me hizo caer al suelo“, denunció el comunicador.

“Mientras tanto, María Luna, que intentó acceder conmigo a la estación y que grababa con el celular la situación, fue sujetada de los brazos y empujada por un miembro del Grupo de Operativos Especiales de Seguridad (GOES)”, continuó.

Los comunicadores cuestionaron a las autoridades sobre por qué estaban siendo objeto de ese tipo de detención, a lo que la única respuesta fue porque no podían grabar en la zona sin el permiso de la Policía.

“Dentro de la estación, un policía me amenazó con llevarme a la Sijín para investigarme y el subintendente hizo una anotación en su libro de anotaciones que me pidió firmar para dejarme ir del lugar sin ponerme un comparendo. La anotación dice: ‘El señor Luis Alberto Ángel se retira de las instalaciones policiales sin haber sufrido ningún tipo de maltrato físico ni psicológico’. Me negué a firmar esta anotación y, entonces, procedieron a ponerme un comparendo por, supuestamente, violar el artículo 35 del Código de Policía (por desacatar la orden de la Policía)”, denunció Ángel.

Asimismo, el camarógrafo asevero que la detención duró más de dos horas y durante ese tiempo los uniformados le dijeron a María Luna que dejara de grabar o le impondrían un comparendo.

No obstante, la periodista le dijo a Efe que intentó ingresar con Ángel a la subestación de Policía, pero que no se lo permitieron y que, incluso, fue sacada del lugar.

Los comunicadores denuncian que sus derechos fundamentales a la libertad de prensa, expresión y locomoción fueron vulnerados sin razón alguna, por lo que hicieron un llamado a las autoridades para que respeten el ejercicio periodístico, bajo las normas que los amparan.

El comunicado fue compartido por el director de la FLIP, Jonathan Bock.