Terminaron los bloqueos de carreteras y enfrentamientos entre campesinos y policías. Los dirigentes agrarios e indígenas accedieron a levantar el paro, para reunirse con el gobierno en Bogotá en los próximos días.