Fue en el debate de control político en la Plenaria de la Cámara por los abusos de la Policía en las manifestaciones y por invitación de la representante Katherine Miranda donde Wilder Salazar único testigo de lo que sucedió en el CAI de Villa Luz relató los últimos minutos de vida de Javier Ordóñez.

Pese al desespero por brindar ayuda urgente a su amigo, los uniformados no atendieron.

En medio de lágrimas, Wilder Salazar describió los últimos instantes de su amigo Javier Ordóñez.

Wilder Salazar pidió que el caso no quede en la impunidad.

Según la representante, Katherine Miranda, Wilder Salazar está amenazado, pues su testimonio es vital para la investigación.