El sector textil y confección fue el gran generador de empleos en Colombia, tuvo más de 2.700.000. En los últimos tres años se han perdido 600.000 por el contrabando, la triangulación y la competencia desleal de productores asiáticos que pagan mano de obra por debajo de los estándares.

«Seis de cada diez nuevos empleos los generó el sector de la confección; hoy desafortunadamente seis de cada diez desempleos los está generando el sector de la confección», indicó Enrique Gómez, vicepresidente de la Cámara Colombiana de la Confección y Afines.

Los confeccionistas piden al Congreso de la República que apruebe los artículos que elevan los aranceles a las importaciones de textiles para salvaguardar la industria nacional.

“Con estos dos artículos reactivamos la economía, digamos que este es el torniquete para el herido, para que no se desangre, para que no se acabe el sector», manifestó Jorge Duque, vocero de la Cámara Colombiana de la Confección y Afines.

Recientemente 450.000 personas fueron capacitadas por el SENA en el sector confecciones y están listas para ocupar puestos de trabajo.

Yolanda Bedoya