03/10/2017

Con un coche fúnebre la marcha del textil partió del parque San Antonio en el centro de Medellín con un sólo clamor: “comprar colombiano”.

Jorge Duque, directivo Cámara Colombiana de la Confección sostuvo que “no podemos permitir que se le de trabajo en China o en Bangladesh a una señora en una máquina de coser quitándole el trabajo a una colombiana en un barrio en el país”.

Por su parte, Enrique Gómez, vicepresidente de la Cámara Colombiana de la Confección sostuvo que “el sector textil agoniza, le estamos haciendo un entierro simbólico”.

Los textileros reportan pérdidas de más de 100 mil empleos en su mayoría de madres cabeza de familia como Rosalba Ríos que lleva 30 años confeccionando y hoy paró su máquina. “La situación es que toda mi gente se está quedando sin empleo, hay madres cabeza de familia aguantando hambre”, sostuvo.

Asimismo, Henry Villega, textilero afirmó que ”todos hemos decrecido en una nómina del 35 % porque no se puede sostener una nómina de 200 empleados y hoy contamos 50 empleados”.

El sector asegura que la mano de obra asiática entra con un valor inferior al 40% es decir si una prenda nacional se elabora en 4.800 pesos en china se hace por 480 pesos.

Yusy Chaparro – CM&